A+ R A-
24 Abril 2018
Martes, 24 de Abril de 2018 | San Juan | Argentina

 

Se realizaron más de 1000 implantes de válvula aórtica por cateterismo

Es una técnica muy novedosa, utilizada cuando la válvula aórtica se obstruye y no permite el normal flujo sanguíneo desde el corazón.

Jueves, 08 Octubre 2015 15:55

El Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI) anunció que ya se han realizado en el país más de mil implantes de válvula aórtica por cateterismo, un procedimiento mínimamente invasivo que consiste en el reemplazo de la válvula dañada, por una prótesis que se coloca desde una arteria periférica mediante un catéter. Si bien se realiza fundamentalmente en pacientes añosos que presentan riesgo elevado frente a la cirugía convencional, últimamente es una técnica que se está extendiendo a pacientes con enfermedad en la válvula aórtica con riesgo quirúrgico intermedio, y a personas con enfermedad vascular periférica severa.
La estenosis (obstrucción) valvular aórtica es la enfermedad estructural cardíaca de mayor incidencia a partir de los 75 años: se estima que el 5 por ciento de la población mundial la padece. En Argentina, unos 120 mil pacientes presentan esta condición. Consiste en el endurecimiento y obstrucción de la válvula aórtica, situada en la cavidad izquierda del corazón. Esta válvula permite el paso de la sangre hacia la arteria aorta y evita el reflujo hacia el corazón. Con el tiempo, se va calcificando, endureciendo y la válvula pierde elasticidad, limitando la salida de sangre desde el corazón, lo que rápidamente lleva a la aparición de síntomas como dolor de pecho (angina), cansancio inusual después de una actividad, mareos, desmayos (síncope) y falta de aire (disnea) cada vez mayor.
Esta patología lleva a un cuadro de insuficiencia cardíaca, lo que influye en la calidad de vida y en la sobrevida del paciente. Además, aumenta su incidencia con la edad, presentándose en el 3 o 4% de las personas de 70 años y en el 15% de los de 85 años o más.
Ante este escenario, hay dos alternativas de tratamiento: la cirugía convencional, ‘a cielo abierto’, sometiendo al paciente a hipotermia y conectándolo a un corazón artificial durante la intervención de reemplazo valvular aórtico, y la opción del cateterismo, a través del implante de la válvula aórtica por vía percutánea (TAVI, por sus siglas en inglés). Para el Dr. Antonio Scuteri, cardioangiólogo intervencionista miembro del CACI, “el implante percutáneo es una cirugía mínimamente invasiva que puede realizarse por punción o disección de una arteria periférica como por ejemplo la arteria femoral o la arteria subclavia o en casos extremos por punción directa de la aorta torácica”.
Este tratamiento implica el reemplazo de la válvula enferma por una protésica de pericardio. Se inserta la válvula montada sobre un stent de metal auto expandible, que a su vez está dentro de un catéter de 6mm de diámetro. Al llegar al interior de la válvula enferma, el cardioangiólogo intervencionista acciona un dispositivo que remueve la camisa protectora de la válvula, que queda al descubierto, se auto-expande automáticamente y se implanta en el paciente.
En opinión del Dr. Oscar Mendiz, cardioangiólogo intervencionista miembro del CACI y ex presidente de la Sociedad Latinoamericana de Cardiología Intervencionista (SOLACI), “sin lugar a dudas es un procedimiento que se comenzará a aplicar en pacientes de riesgo moderado (como sucede en Europa) y estoy convencido que los primeros grupos en los cuales debe ser utilizado es en los octogenarios (en especial los que además necesitan reparación coronaria), y los que ya tienen un reemplazo valvular previo o una cirugía de by-pass anterior”.
El Implante Valvular Aórtico Transcatéter (TAVI) se realizó por primera vez en el año 2002 en Francia por el Dr. Alan Cribier y consistió en una válvula protésica que se implantó a través de un balón (balón expandible). Al poco tiempo el Dr. Eberhard Grube implantó una válvula protésica sin necesidad de balón (auto expandible). Mundialmente, ya se realizó en más de 100.000 pacientes.
“En la República Argentina, el primer TAVI se llevó a cabo en el año 2009 en el Hospital Juan A Fernández. A partir de allí, en estos 7 años se han realizado más de 1000 implantes valvulares por esta técnica en todo el país, en alrededor de 40 instituciones médicas”, manifestó el Dr. Miguel Oscar Payaslian, Coordinador del Registro Único de TAVI del Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas.
En los primeros años el TAVI tenía indicación exclusiva en pacientes con estenosis valvular aórtica que eran considerados inoperables, y en esa población se evaluó la factibilidad y la seguridad de la técnica. Posteriormente, ante la evidencia de la confiabilidad y la durabilidad de la prótesis en el tiempo, el procedimiento se extendió a personas con alto riesgo para la cirugía, mientras que en el año 2014 la prestigiosa revista New England Journal of Medicine publicó el primer trabajo donde se comparaba la cirugía convencional contra el TAVI, demostrando que este último, es decir el reemplazo por catéter, es superior en el seguimiento de sobrevida al año. “Es de esperar que en los próximos años esta técnica demuestre que su uso en poblaciones de menor riesgo sea igual o superior a la cirugía a cielo abierto, para lo cual existen a la fecha trabajos destinados a comparar ambas técnicas”, destacó el Dr. Scuteri.
“En nuestro país se han incluido hasta la fecha pacientes inoperables o de alto riesgo, habiendo descendido la mortalidad un 50 por ciento con respecto a la estimación realizada con la cirugía convencional. De hecho, hay pacientes que ya han cumplido 6 años de este tratamiento y se encuentran asintomáticos, sin cambios estructurales de la prótesis en los controles por imágenes que se realizan. Según estimaciones preliminares del Registro Único de Reemplazo Valvular Aórtico Transcatéter del CACI, la tasa de sobrevida a los 2 años posterior al cateterismo es de 82,7 por ciento”, subrayó el Dr. Payaslian.
En cuanto al tiempo de internación posterior a la intervención, este es de 5 días en promedio. Sin embargo, a las 12 horas después del tratamiento los pacientes ya pueden ponerse de pie y caminar sin problemas. Además, se espera que gracias a las nuevas tecnologías y a la telemetría, los individuos puedan irse de alta dentro de las 48 horas de internación en el futuro cercano.

0
Shares
Victor Garcia

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

IAPSER Banner 250 x 300px

autocar

 

osse

Nuestros Productos  logos
Diario el zonda! móvil
Diarielzonda! también se puede ver desde tu móvil y es compatible con cualquier Smartphone,Android o IPhone etc...¡Pruébalo!
A. España 1409 sur , Capital , San Juan, Argentina - 264 4201313
 
0
Shares