A+ R A-
22 Julio 2018
Domingo, 22 de Julio de 2018 | San Juan | Argentina

 

600x150 guru

SANTA LUCIA

El Arzobispado abrió su 1° centro de recuperación en adicciones

En mismo se encuentra en la Villa Marini y tiene por objeto asistir y recuperar a personas que tienen problemas con adicciones. El Padre Rodrigo Robles, responsable del lugar afirmó que “lo que se pretende es un espacio de contención para toda la familia”.

Lunes, 12 Marzo 2018 23:15

 

El centro de recuperación de personas que tienen problemas con adicciones, se encuentra en Calle Cabildo 1359, en el departamento de Santa Lucía. Este lugar pertenecía a las hermanas Vicentinas, que la dieron en comodato para desarrollar la misión del armado de este centro de recuperación. Aún no está oficialmente abierto, y se espera que esto ocurra en poco tiempo, pero ya están trabajando con alrededor de 10 chicos con diferentes problemáticas. “Hace alrededor de tres meses que estamos con esta misión”, detalló el padre Robles. A esto también se suma que en el lugar se hace terapia para padres, por lo que a la hora del abordaje, la tarea es inclusiva y se toman a todos los miembros.
Con la llegada de Monseñor Jorge Lozano, al arzobispado de San Juan de Cuyo, una de las acciones que se tomó fue la apertura de la pastoral en Adicciones, poniendo esta responsabilidad en manos del Padre Rodrigo Robles. Vale marcar que el sacerdote, en su anterior misión, en Valle Fértil, trabajó duro en el combate de las adicciones, denunciando serios problemas con el consumo en el departamento de Valle Fértil.
“Con la casita se podrá iniciar un proceso permanente de protección de los chicos y las familias”, así se refirió el padre Robles, al espacio que tienen en este momento y que se ha constituido en un centro de atención de día.
La realidad es que esta es la primera vez, que la Iglesia Católica, tiene un centro de recuperación de adictos. “Si bien cada sacerdote y los obispos se han preocupado de la adicciones pero en forma más aislada. Hoy contamos con esta casa y podemos ofrecer un espacio, un lugar, un proceso, un tratamiento para la recuperación y rehabilitación de los chicos”. El sacerdote contó que “hay un grupo de laicos, de gente que colabora mucho como voluntarios, que pertenecemos a la comunidad FUEGO, que venimos haciendo todo un trabajo desde la familia. Creemos que no solo el chico se tiene que recuperar sino también la familia. Cuando hay un enfermo con adicciones, también hay una familia que está enferma”.
Sobre las tareas que vienen realizando en el Centro, el padre Robles cuenta que “aquí vamos a hacer un proceso, de lunes a viernes de 16.00 a 21.00. En el mismo se tienen actividades: el lunes es el momento espiritual, -se tratan temas como el sentido de la vida, mirar el rostro de Jesús en el otro, el perdón, la familia-, martes y viernes se hacen momentos de contención- llevados a cabo por dos chicos jóvenes-, el miércoles se desarrollan talleres- cocina, guitarra y peluquería. En un futuro se pretende hacer herrería y pintura-; los jueves tienen terapia individual con los psicólogos.
Un dato a destacar es que todos los días los chicos meriendan en la casa y comparten la palabra de Dios.
Sobre el tratamiento “es un proceso espiritual terapéutico y ambulatorio. La idea es tener lo espiritual como base. Hay varias dimensiones de la persona, física, psicológica, social y espiritual. Esta última es una pata importante y por esto nuestro proceso se basa en este contexto.” En ese sentido profundiza sus conceptos al decir “debo aclarar la diferencia entre lo religioso y lo espiritual. Uno cuando dice espiritual por ahí se imagina esto de la iglesia que le van a enseñar catequesis, los sacramentos y no es tan así. Cuando hablamos de lo espiritual lo hacemos con lo más trascendente del hombre, la conexión con un ser supremo, con Dios, pero conociéndose asimismo, trascendiendo, buscando los proyectos y cuáles son los desafíos más internos”.

A quienes le llega
En este momento, en la casa se trabaja en la contención de muchas personas. “En la actualidad son más de 50 familias las que tienen un espacio para contenerse ante las drogas”, afirma el sacerdote.
“Algunos chicos no quieren hacer su recuperación, por lo que nosotros tratamos de recuperar a la familia, ya que el tratamiento también es con ellos”. Respecto a los chicos que tienen tratamiento en bajo la tutela de la Comunidad FUEGO, ronda entre 7 y 9.

Los problemas que traen
Acerca de las problemáticas que tienen los chicos que llegan a la casa de la Comunidad FUEGO, el padre Robles afirma que “lo principal, es un factor que influye en el tema de la dependencia de alguna sustancia, es una falta de contención en la familia. No se trata de echar la culpa, sino que no han sido fortalecidos desde niños con las frustraciones y el poder estar fuertes ante las dificultades. Se suman las problemáticas de no tener un trabajo, la vulnerabilidad de la zona en la que viven y la relación con los pares- las juntas también influyen-“.
Agrega que “en San Juan hay mucho consumo de marihuana y cocaína, pero no hay que olvidar esta droga legal, que también abre puertas y es el alcohol. Nunca vienen a consultar sobre esta última adicción, sino que lo hacen cuando hay un problema de consumo con otras sustancias. Consultan cuando tienen una adicción a la marihuana o a la cocaína”. Sobre el alcohol explica que “en San Juan como que le hacemos la vista gorda, para que haya diversión tiene que haber alcohol”. Para el sacerdote, la propuesta actual de diversión tanto de adolescentes como adultos, es el alcohol cuando hay algún tipo de fiesta o encuentro.

La realidad el enfermo
Sobre la forma en la que llegan a la comunidad “algunos lo hacen muy convencidos que tienen un problema y piden ayuda”. Agrega que en este proceso, “la primer ayuda la piden a los familiares, el que quiere salir y recuperarse le pide a algún familiar que necesita ayuda, algún tratamiento o internarse”. Esto generalmente ocurre cuando “han tocado fondo o están desesperados.

Contención a familias
El Padre Robles cuenta que tienen grupos de contención a familiares de las personas que tienen problemas con adicciones. “Lo que se hace es animarlos a no negar el problema a salir del tabú de ¿cómo mi hijo va a ser adicto?, lo que se busca es que se abran e inicien un proceso. Este no es fácil porque muchos chicos no quieren iniciar algún tipo de tratamiento o proceso de recuperación”.

La mirada sobre el consumo creciente
En su trabajo de lucha contra las adicciones, el padre Rodrigo Robles, afirmó que “ha crecido muchísimo el consumo en San Juan, no por negligencia del gobierno, del estado o nuestro. Creo que no estamos dando como sociedad una respuesta”. Agregó que “somos una sociedad consumista y que generamos dependencias. A esto se suma la destrucción de la familia y no tener valores familiares. Hay familias que no se ocupan en primer instancia de los niños”.
Agrega que “el consumo va desde el alcohol, pasando por la marihuana, las pastillas. Hay chicos que consumen marihuana, nada mas, y otros que iniciaron con ella y siguen por la cocaína, las pastillas y se le suma el alcohol en un policonsumo, donde mezclan todo”.
Cuando habla del problema sostiene que “nosotros tenemos chicos desde 16 años hasta los 30 años”. Reconoce que “hay menores más chicos, que aún no se han acercado o que aún nosotros no hemos hecho un trabajo exhaustivo para poder acercarlos. Hay chicos de 8 o 9 años consumiendo en los barrios, yo los he visto y a mí me han querido robar en el barrio”.

Qué es la comunidad FUEGO
El sacerdote cuenta que su relación con el tema de adicciones empezó hace bastante tiempo. En Valle Fértil “teníamos un programa radial y se abordaban temas sociales, entre los que estaba las drogas”. Este era un “tema que se habló directamente en la radio, diciendo que se consumía bastante, y que el alcohol estaba primero en el tema de consumo y luego las otras drogas”.
En ese momento “comencé a acompañar a algunas familias y luego cuando me mandan a Rawson, en Santa Teresita, también recibía a algunas familias que tenían problemas con sus hijos y a algunos chicos. Con esto apareció la posibilidad formar un grupo que se abocara a esta problemática”.
De esta forma y en colaboración “con un seminarista que vino de La Rioja, hablamos el tema y aparecía mucho el tema del Fuego, y él en oración determinó el nombre de Comunidad Fuego- Fuerza, Esperanza y Gozo”. A partir de ahí, se iniciaron las reuniones con más gente, “hay un grupo de voluntarios muy trabajadores. “En la actualidad tenemos la personería jurídica y somos una asociación civil”, en realidad esta acción se hizo a los efectos de pedir asistencia en “el Estado o el gobierno, en la actualidad todo se realiza a pulmón. El Arzobispado se hace cargo de la casa, pero necesitamos de donde ayudarnos económicamente”.
Mirando hacia adelante, el sacerdote sostiene que “nuestro gran sueño es poder ampliar esto y convertirlo en una casa de residencia e internación. Pero para eso necesitamos estar bien económicamente como comunidad.

Lo que necesitan
El sacerdote cuenta que “se necesitan todos los actores de la sociedad, desde la Iglesia, en la diócesis, que cada uno en las parroquias si sabe de alguna persona que está sufriendo de esta enfermedad, que sepan que desde la Iglesia Católica, sin cerrar esto a ningún credo o ideología, se tiene este centro. Estamos abiertos a hacer un proceso. A esto se le suma que desde el gobierno se sepa que estamos para articular y trabajar juntos. Hay algunos proyectos, desde la Justicia para dar una mano”. En ese sentido afirmó que “creo que tenemos que trabajar en red, desde un sistema preventivo, sabiendo que está la opción de un tratamiento, que tiene una pata en lo espiritual. Sin olvidar una terapia como requiere todo proceso de recuperación”. A esto se le suma el trabajo terapéutico con algunas comunidades privadas, evangélicas y poder hacer un proceso.

Para informarse
Si alguien tiene algún problema de adición “puede acercarse en la Villa Marini, Cabildo 1359 en Santa Lucía. También pueden preguntar en algunas parroquias donde se les informará donde funcionamos”. Para los que quieran ser voluntarios “pueden llamar al cel 155206140 y decir que quieren colaborar y ser voluntarios. También hay reuniones de contención a familiares, en la Parroquia de Santa Teresita del Niño Jesús, los 2°,3° y 4° viernes de cada mes. Además, pueden recibir información de reuniones en Caucete y Rawson.
La idea es armar una misión y recorrer algunos barrios para dar respuestas”.



Victor Garcia

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Canal 35 EN VIVO

IAPSER Banner 250 x 300px

banner MOVISTAR 300x250 san juan cuyo

autocar

 

osse

Nuestros Productos  logos
Diario el zonda! móvil
Diarielzonda! también se puede ver desde tu móvil y es compatible con cualquier Smartphone,Android o IPhone etc...¡Pruébalo!
A. España 1409 sur , Capital , San Juan, Argentina - 264 4201313
 
0
Shares