A+ R A-
23 Septiembre 2018
Domingo, 23 de Septiembre de 2018 | San Juan | Argentina

 

600x150 guru

Con intervenciones en las escuelas logran que los niños tomen más agua

Acaban de presentarse las conclusiones de una investigación inédita en nuestro país, que consistió en la realización de un estudio piloto en 3 escuelas para modificar los patrones de ingesta de bebidas en niños de entre 10 y 14 años, promoviendo el aumento del consumo de agua.

Viernes, 11 Diciembre 2015 18:05

 

El estudio se dio a conocer en el marco del XX Congreso Argentino de Nutrición, el encuentro científico más importante para la especialidad, que se está llevando a cabo en la ciudad de Mar del Plata.
Este estudio piloto fue llevado adelante por el Centro de Estudios sobre Políticas y Economía de la Alimentación (CEPEA) y la Escuela de Nutrición de la UBA; contó con el aval académico de la Facultad de Bromatología UNER y fue financiado por el Programa Salud Investiga del Ministerio de Salud de la Nación. Incluyó la participación de 172 escolares de entre 10 y 14 años de edad (5º y 6º grados) en 2014 y 164 en 2015, de 3 establecimientos educativos de Gualeguaychú.
“Entre las principales conclusiones, el estudio demostró que los niños que recibieron información didáctica sobre hidratación saludable consumieron más agua que antes de la intervención, mientras que los que además de educación tuvieron más o mejor acceso a agua, disminuyeron en forma significativa el consumo de bebidas azucaradas, que son vehículos de calorías sin valor nutricional”, sostuvo Sergio Britos, Licenciado en Nutrición, Director de CEPEA, y director del estudio.
En lo que denominamos la “jarra de bebidas”, el agua pasó de componer el 31% al 47%, mientras que las bebidas azucaradas representaban el 60% de la ingesta antes de las intervenciones y descendieron luego al 48%.
Para Britos, “es tan relevante el aumento de ingesta de agua como el descenso de consumo de bebidas con azúcar, porque ambas medidas se complementan en un patrón de hidratación más saludable. Entre las bebidas con sabor, la reducción de la ingesta calórica se logró también por la elección de las opciones con menor cantidad de azúcares”.
Sin embargo, también aclaró que esto no significa que deban suprimirse de la dieta las bebidas azucaradas: “es entendible y esperable que ciertos actos de ingesta se asocien con experiencias placenteras de consumo en las que el sabor juega un rol preponderante. Por lo tanto, la inclusión en momentos especiales, de bebidas dulces que aporten una cantidad reducida de calorías puede no representar un impacto calórico significativo, en el marco de una dieta variada que priorice el consumo de agua pura”.
“Los niños pasan muchas horas en la escuela y es allí adonde comienzan a tomar decisiones por sí mismos sobre cómo alimentarse e hidratarse. Eso hacía muy interesante entender qué beben los niños y cómo esos patrones podían modificarse a través de una intervención concreta para promover la ingesta de agua y mejorar la ‘jarra de bebidas” a lo largo del día, agregó la Lic. Nuria Chichizola, becaria de la investigación.
En la escuela que recibió intervenciones educativas y en el entorno, los niños redujeron la ingesta energética proveniente de bebidas en 180 calorías, lo que equivale al 10% del requerimiento calórico diario de niños de la edad estudiada. El consumo de azúcares (provenientes de bebidas) se redujo casi a la mitad. En esa escuela, la diferencia en la ingesta de agua no fue estadísticamente significativa, pero igualmente fue importante: pasó de casi 600 cc a algo más de 800 cc.
Como resultado general, se observó que entre ambos momentos evaluados (2014 y 2015) en las tres escuelas, aun la que no fue intervenida, se produjo un aumento en el consumo de agua y una disminución en el de bebidas azucaradas.
Tal como explicó la Lic. Chichizola, “este estudio surge por la imperiosa necesidad de tomar medidas para mejorar los hábitos nutricionales de nuestra población. Es sabido que es más sencillo instalar hábitos desde la infancia que modificarlos después, pero a través de los años ha habido múltiples intentos fallidos sobre los caminos a seguir para lograrlo”.
“Educando a los niños, también se puede lograr que mejoren los hábitos de todo el círculo familiar, debido al efecto multiplicador que los más chicos pueden generar en sus casas”, agregó la Lic. Chichizola.
Por eso, puntualizó el Lic. Britos, “esta investigación hace foco en las intervenciones escolares como medida para mejorar hábitos de hidratación, e intentó enseñar a los alumnos de manera didáctica la conveniencia de una hidratación saludable y medir hasta qué punto era efectivo ofrecer agua en las escuelas”.
Primero se realizó un trabajo de sensibilización con los docentes de las escuelas, a través de dos jornadas, para involucrarlos en el proyecto, entregarles materiales didácticos y supervisar inicialmente la realización de actividades con sus alumnos.
Una de las escuelas recibió sólo intervención educativa. La segunda también recibió intervenciones en el entorno, mientras que la tercera fue utilizada como grupo control y no recibió intervenciones.
Las intervenciones escolares en el entorno consistieron en:
a)Kioscos:
Aumento de la visibilidad del agua envasada; cartelería y señalética de promoción del consumo de agua; cambios en la oferta de bebidas dulces; disminución del precio de agua envasada; incorporación de opciones de menor contenido calórico.
 
Aulas, patio y pasillos:
Cartelería y señalética de promoción del consumo de agua; dispensers en pasillos y recarga regular de agua de los mismos; promoción de hidratación saludable en las clases de educación física; promoción activa por parte de docentes en las aulas (llevar una botella de agua y dejarla en el escritorio).
Hasta la fecha, la mayoría de las estrategias preventivas desarrolladas en el mundo se basaron en intervenciones a nivel individual o educativo, dejando de lado la posibilidad de introducir cambios a nivel ambiental
 . Además, muchos programas se valían de intervenciones múltiples, dirigidas a diferentes aspectos de la conducta asociada a la obesidad, lo que dificulta la tarea de medir el efecto específico de la intervención en un aspecto puntual.
Sólo existía un antecedente relevante y fue un estudio alemán  de características similares y mayor alcance, aunque la idiosincrasia e infraestructura de esa comunidad no permite necesariamente extrapolar sus conclusiones a nuestra realidad. Por tanto, remarcó Britos, “celebramos disponer ahora de datos locales que nos permitan a partir de aquí trazar mejores caminos para lograr que nuestros chicos crezcan con patrones de vida más saludables”.
“Esta iniciativa nos invita a redoblar los esfuerzos para trabajar desde la infancia en el desarrollo y afianzamiento de hábitos saludables. Este estudio piloto fue sólo el primer paso; los auspiciosos resultados que obtuvimos nos abren la puerta para llevar adelante investigaciones de mayor envergadura en el futuro próximo”, concluyó la Lic. Chichizola.

0
Shares
Diario El Zonda

Javier_lampa@hotmail.com

Telef: 154053288

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Canal 35 EN VIVO

IAPSER Banner 250 x 300px

300x250MOVISTAR

autocar

 

osse

Nuestros Productos  logos
Diario el zonda! móvil
Diarielzonda! también se puede ver desde tu móvil y es compatible con cualquier Smartphone,Android o IPhone etc...¡Pruébalo!
A. España 1409 sur , Capital , San Juan, Argentina - 264 4201313
 
0
Shares