San Juan “A mi hijo lo mataron por droga en la casa de Nery Calvo”
Viernes, 14 de Diciembre de 2018
    Cambio de carátula

“A mi hijo lo mataron por droga en la casa de Nery Calvo”

Héctor David Cabrera, la víctima. Héctor David Cabrera, la víctima.

Hace casi dos meses, Héctor David Cabrera murió de un balazo en su cabeza. La causa se inició como actuaciones investigativas por suicidio. Su familia confirmó a Diario El Zonda, que ahora la Justicia encaminó la instrucción como un homicidio. 

 

El 13 de agosto pasado, dejó de existir Héctor David Cabrera, en el Hospital Rawson, como consecuencia de un disparo que recibió en su cabeza. 

 La Policía comenzó a investigar este deceso como actuaciones investigativas por suicidio aunque no se habían descartado otras hipótesis. Tan es así, que la Justicia cambió la carátula del caso y ahora se investiga como un homicidio.

La muerte de Cabrera fue publicada en exclusiva por Diario El Zonda y en ese entonces se supo que el hombre de 32 años y otros sujetos (Olmos y Tripolone) estuvieron ingiriendo bebidas alcohólicas en una casa del barrio Huarpe, en Pocito. Más precisamente en la casa 1 de la manzana H, donde viven Nery Calvo y Antonella Carrizo, padres de Uma, la bebé que murió de un disparo en la cabeza en enero del 2014 y por la que varios delincuentes están en prisión.De un momento  a otro,  Cabrera junto a otro individuo se habrían dirigido hacia una construcción ubicada en los fondos de aquella vivienda para orinar y fue allí, donde recibió el disparo en la sien derecha.

Efectivos de la Seccional Sexta llegaron al lugar y detuvieron a Tripolone, quien luego obtuvo la libertad.La muerte de Cabrera dejó muchas dudas pero Cristina Brottier y Orlando Cabrera, sus padres, desde el primer momento estuvieron y aún están convencidos de que “lo mataron a sangre fría por cuestiones de droga”, según dijeron en una entrevista con este medio.

A tal punto, que el juez del primer Juzgado de Instrucción, Dr. Benito Ortíz decidió el cambio de la carátula y ahora se investiga como un homicidio, aseguraron los Cabrera.

“Es que el arma secuestrada, la que le dejaron a un costado del cuerpo, no fue la utilizada para matarlo. El andaba con un revólver calibre 22 larga y encontraron otro. Mi hijo era zurdo y por el lugar donde tenía el tiro nunca pudo realizárselo él y además en la pericia del dermotest,  no tenía pólvora en sus manos”, explicó el padre de la víctima. Todas esas pruebas y otras, fueron las que cambiaron el rumbo de la investigación y ahora la familia del joven reclama Justicia para que su muerte no quede impune.

Orlando contó que a su hijo cuando lo mataron, le robaron 40.000 pesos, el documento de identidad, la tarjeta SUBE y el celular.

“Ese dinero era proveniente de la droga y resulta que con quienes estuvo esa tarde -todos estaban armados- son personas que se dedican a eso”

El hombre no duda al hablar sobre lo que ocurre en el barrio Huarpe, en Pocito, donde vive con su familia, entre las que están las hijas del fallecido.

 “Se puede ver como muchos se dedican a vender droga pero nadie quiere hablar por miedo.

Los Calvo Carrizo son los que se dedican a eso y la Policía lo sabe pero no hacen nada. Incluso se disputan los sectores entre ellos y por eso a mi hijo lo mataron. No hubo ningún problema de polleras como dijeron. A mi hijo lo mataron por la droga”, sentenció el hombre que reclama que la Justicia detenga a los autores de la muerte de David.Por su parte, María Cristina, la mamá del joven sostuvo que “hasta ahora no hemos obtenido respuestas convincentes ni de la Policía ni de la Justicia, queremos que este caso se esclarezca. Es cierto que él pertenecía al mundo marginal pero no merecía que lo mataran. En el barrio tienen miedo de hablar por las represalias de quienes andan con la droga”

 “Si algo nos sucede hago responsables a la gente que mato a mi hijo y a los que nos deben proteger”, expresó la mujer en un escrito.

Por otro lado, los Cabrera recordaron un hecho ocurrido 6 meses antes del crimen en el que David recibió una brutal golpiza en la casa de la madre de Antonella Carrizo, ubicada en el barrio La Estación. “Allí, ella (Carrizo) lo llevó engañado, lo golpearon y hasta le gatillaron con un revólver en la cabeza por cuestiones de droga”, destacó.“Pese a que mi hijo estuvo en rehabilitación el continuó llevando esa vida”, añadió María Cristina, quien en la actualidad tiene la guarda de las cuatro hijas de David. “Nosotros somos gente humilde y ahora debemos cuidarnos porque no sabemos que puede pasar. Ni siquiera la Policía nos protege como debería”, manifestó la mujer al tiempo que señaló que “mi hijo no estaba depresivo como para matarse. Al contrario ese día iba a reunirse con su exmujer para restablecer la relación”, finalizó.

Graciela Herrera

gracielaherrera@diarioelzonda.com.ar 

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Nuestros Productos  logos
0
Shares